Etiquetas

, ,


La característica de la generosidad no es fácil de aplicar en el mundo de hoy. Estamos tan acostumbrados a ver los peligros que nos rodean más que las cosas buenas, nos han creado tantos reflejos preparados para ponernos a la defensiva, que cuanta situación se nos presente tendemos a verla como un peligro en lugar de una oportunidad.

El deseo normal de riqueza incrementada no es un demonio ni algo reprensible. Es implemente el deseo de una vida mas abundante. Es aspiración.
Y porque es el instinto mas profundo de su naturaleza, todos los hombres y mujeres son atraidos a aquellos que puedan darles mas de los medios de la vida. (Wallace Wattles)

La gente se sentirá atraída por aquellas personas que dan, no solo en sentido general, sino que sentirán una atracción hacia nosotros si intuyen que siempre estamos dando algo, por pequeño que sea.

Puede ser una palabra de aliento, puede ser demostrar interés en lo que ocurre a otra persona, puede ser nuestro tiempo. En general vivimos enfrascados por el reloj, corriendo sin tiempo disponible, y cuando lo tenemos queremos dedicarlo a nosotros mismos, a nuestros gustos. Pero si nos detenemos a preguntar a alguien por sus cosas, por sus problemas, con verdadero interés, con verdadera preocupación, ya estamos dando algo, nuestro tiempo y nuestra atención. Si somos sinceros, eso se sentirá en la persona y en todo el Universo.

Si nos esforzamos en ser generosos con lo nuestro, aunque no tengamos bienes materiales para otorgar graciosamente, podremos siempre dar algo. Daremos esperanza, daremos cariño, daremos incentivos para luchar, daremos una palabra o una mirada o un gesto. Eso que no parece mucho, para mucha gente lo es aunque no lo demuestre. Quizás el hombre de carácter más fuerte o que parece más sólido, es el que más está esperando recibir ese gesto.

No existen las excusas para no dar generosamente. Pero debemos hacerlo sin esperar nada a cambio, sino solamente el giro de la materia oscura que volteará a vernos y a disponer nuestros deseos. Si uno da esperando recibir, si uno se preocupa por la familia de un hombre solo porque ese hombre tiene poder sobre nosotros, si nos preocupa solo dar cuando sabemos que obtendremos algo a cambio, eso será transparente para las fuerzas del Universo.

Sin embargo, cuando demos con verdadero desprendimiento y generosidad, algo tomará nota de nuestro gesto. Cuando nos acostumbremos a vivir de esa manera, veremos que la gente se acercará a nosotros con una sonrisa, con estima verdadera, seremos como un faro en la oscuridad. Y nos traerá todo aquello que necesitamos, y lo que hemos manifestado, que es mucho más.

Anuncios