Etiquetas


Ya está. Ahora sí es una certeza. Después de lo que he elaborado mentalmente acerca de la fe, la gratitud, la generosidad y por último el propósito, puedo decir que me estoy haciendo rico. No es una sensación, como lo que escribí en algo pasa. Es la certeza absoluta.

El camino ha comenzado y he empezado a hacerme rico. Tampoco es una metáfora, como alguien acostumbrado a leer en los podría pensar. A veces usamos palabras con mucha facilidad, y damos a entender cosas que no son precisas, esa es la facilidad del que escribe desde un ámbito . Y a pesar que los blogs son espacios interactivos, es impensable que alguien descubra que queremos decir otra cosa y nos pregunte. Es una certeza: me estoy haciendo rico.

Las cosas se empiezan a mover, y aunque no las percibo claramente todavía, tengo la absoluta seguridad de que lo que deseo se está moviendo hacia mí, y con cierta rapidez. He tenido muchas dudas al principio, muchos malos entendidos y mucha inseguridad. Pero todo eso se ha ido despejando poco a poco. La fe que he construido me generó la sensación palpable diariamente de que estoy en el buen camino. Pero eso no era suficiente al principio. Luego he sabido construir en mi mente la sensación de gratitud hacia lo que vendrá, el agradecimiento a la materia omnipresente de que este buscando la forma de darme lo que pido. Por otro lado, entender que el proceso Wattles es solamente un movimiento mecánico hacia la riqueza me ha ayudado definitivamente a comprender como es que esto es un destino irreversible.

Y todo esto en un puñado de días? Si. La velocidad que tienen las ideas de Wattles, por su simpleza y claridad, es asombrosa. Seguramente existen materias pendientes en mi pensamiento y en mi corazón. Pero la base necesaria para comenzar el camino ya está, los reflejos que se requieren para poner la sustancia en movimiento ya se han desarrollado, la visión está cada día más clara y la fe incipiente va a ir creciendo cada día más.

Ya he comenzado a volverme rico. Y se siente como un placer. Es para los oídos.

Anuncios