Etiquetas

, , ,


Cuando uno construye la verdadera fe, se siente inundado por una gran alegría. No es una alegría de la excitación o del entusiasmo. Es la alegría increíble de la emoción de ver las cosas que se van a construir alrededor de uno mismo, de las cosas que vendrán por que han sido soñadas y requeridas de la forma apropiada.

Se siente una emoción muy profunda y de muy fuerte intensidad por momentos. Una especie de ganas de llorar porque el corazón se estruja de la certeza de que se fabricarán cosas solo para nosotros. Y nadie nos puede quitar ese don y ese futuro. Cuando lo sientes, nunca te olvidas de esa sensación y puedes recrearla en cualquier momento.

Technorati tags: | | |

Anuncios