Etiquetas


A veces me pregunto por qué existe tanta desesperación en la gente por adivinar el futuro. Si uno lo piensa superficialmente, podría parece que “todos queremos saber lo que nos va a pasar”. En realidad eso es mentira. Si tu eres un joven de 25 años y te dicen que se va a morir tu padre, que tiene 70 años, cosa más que probable que ocurra en un futuro cercano aún dentro de tu propia vida, tú te sientes desesperado y muerto de dolor. Y solo es un juego de probabilidades.

Nadie quiere saber lo que le va a pasar si son cosas tristes. Y aceptemos que tenemos muchas cosas tristes con alta posibilidad de que nos ocurran. Entonces no creo que la necesidad de adivinar el futuro venga por el lado de saber que nos va a pasar. Más bien el problema es otro. Saber que nos va a pasar lo que queremos que nos pase.

Queremos que alguien nos adivine el futuro por que queremos que nos diga todo lo bien que nos va a ir y que no nos diga, al mismo tiempo, todas las cosas no tan buenas que nos pueden pasar. Por algo los videntes nunca pronostican las cosas malas, solo las buenas. Ese es un aspecto.

Pero además del voluntarismo de decirnos solo las cosas buenas, queremos que nos adivinen el futuro para que eliminen la incertidumbre. La incerteza sobre el futuro es el mayor terror del ser humano. Cuanto durará el amor de mi amada? Cuanto durará mi trabajo? Tendré fortuna alguna vez? El hijo que tengo por nacer, será sano? Queremos eliminar la incertidumbre, por que así eliminamos la decisión nuestra sobre nuestra propia vida. Si sabemos lo que va a pasar, y que pasará de algún modo indefectible, no tendremos que preocuparnos sobre las decisiones que cada día tenemos que tomar. O sea, las tomaremos de forma más a la ligera, total nuestro futuro ya está marcado. O no debemos tomarlas y ya. Dejamos que la vida divague y listo, total nuestro futuro está escrito.

Pero ocurre que ay! no existe adivino que pueda decirnos nuestro futuro. Lamentablemente, no existe. Solo nosotros lo hacemos. Pero ese conocimiento, claro, no tiene buena prensa. Es más bien sacrificado, duro, propio de la voluntad. De eso trata este blog, por si no lo había mencionado antes.

Technorati tags: | | |

Blogalaxia tags: | | |