Etiquetas

, , , , , , ,


Cuando empece a leer el libro de La Ciencia de Hacerse Rico de Wallace Wattles tuve la sensación de estar ante alguien que nos decía algo que ya sabíamos que era así, como él lo decía. La sensación de lo conocido estuvo presente durante toda la tarde que empleé en leer el libro. Era como si visitara un lugar en el que ya había estado antes. Como si dentro de mi mente ya supiera lo que estaba por leer.

No hay nada en el libro que choque o vaya en contra o siquiera desentone con cosas que ya sabemos, al menos aquellos que nos hemos preocupado alguna vez por como funciona la vida humana. Es todo muy natural y muy claro. Nosotros forjamos nuestro futuro, y por tanto tenemos la posibilidad de modificarlo a voluntad con nuestra mente, el mecanismo más poderoso que ha creado la naturaleza y que ninguna tecnología podrá igualar.

La única cosa que sorprende, la primera vez que uno lee el libro, es la referencia a la sustancia amorfa. La sustancia inteligente, omnipresente, infinitamente poderosa y “sabia” es una referencia que perturba a quien lee el libro por vez primera. Pero para mi fue un re-descubrir algo que ya sabía. Hay rastros de esa sustancia que están empezando a aparecer en el universo a través de la física y la astronomía. Aunque parezca exagerado aventurarse, creo que dicha sustancia va a ser conocida dentro de algunas décadas, y eso se transformará en el descubrimiento más grande que el ser humano pueda haber hecho en este universo.

Por todas estas cosas el libro de Wattles es algo más que un simple libro. Es como una receta mágica otorgada por alguien que alguna vez supo más, vio algo más y lo tradujo para nosotros. Y es por esto que se lee en forma tan fácil y rápida.