Etiquetas

, , , , , , ,


He estado mucho tiempo preguntándome acerca de que es y como funciona la combinación de fe y propósito de la que nos habla Wallace Wattles y en la cual basa físicamente la obtención de los logros que anhelamos. Wattles era un escritor parco, sucinto, y el hecho de haber escrito en inglés, y en un inglés de cien años atrás, a veces hace complicado entender el sentido preciso de una frase o una imagen verbal. Incluso a veces lo leo en español y en inglés para tratar de comprenderlo más. Pero no es fácil.

En cuanto a la combinación de fe y propósito, Wattles nos da a entender que en realidad esto funciona como un triángulo con la gratitud. La fe es el completo, absoluto y total convencimiento de que nuestra visión se hará realidad. No existe espacio para la duda, esa que parece imposible sacarse de encima. Casi que uno tiene que transformarse en un “fundamentalista” de su visión. No hay ningún lugar a dudas de que lo voy a lograr. Esto es tan así que he experimentado que la misma realidad me lleva a hacer cosas en las cuales he dudado antes. Es como si una vez que concibo mi visión, hasta yo mismo estoy obligado por ella, como que no me deja ni aunque yo quiera voluntariamente desistir.

El propósito es la voluntad. Es decir, no he fijado mi visión y me he sentado a ver que pasaba, sino que la he impregnado de intención, y esa intención me obliga a actuar de determinada manera. El propósito es como el combustible que hará que yo haga cosas que de otra manera no se harán solas. No puedo imaginar mi visión en el futuro y acostarme en mi cama a esperar que las cosas sucedan. El propósito es la acción. Como esa acción tiene que estar en mi mente antes de realizarla, de lo contrario sería un inconciente que hace cosas sin pensar, esa pre-acción es el propósito que Wattles nos dice que tiene que estar en nuestra mente junto con la visión.

Y la gratitud es la certeza. Imagínate que mi visión se cumple, que obtengo todo lo que quiero, lo que visioné un tiempo antes. No estaría agradecido? Simplemente me dedicaría a disfrutar de lo obtenido sin darle gracias a nadie? Pensaría que soy solo yo el autor y creador de todas las cosas? No, si soy honesto y tengo claro este proceso, debo agradecer a la sustancia amorfa, a dios o a quien yo considere como el poder supremos que todo lo ve y lo crea. Bueno, ese agradecimiento, si estoy con la absoluta fe de que lograré lo deseado, ese agradecimiento anticipado es la gratitud. Gratitud por que se que lo haré.