Etiquetas

, , , , , , ,


He tenido una larga conversación con mi amigo A, gran conocedor y profundo creyente en la Ciencia de Hacerse Rico de Wattles, alrededor de un par de temas de mi vida personal y la manera como enfocarlos más apropiadamente. El libro de Wallace Wattles es tan rico y dice tanto en pocas líneas, que a veces uno puede tender a interpretar mal algunos conceptos. Pero por suerte mi amigo A está aquí para ayudarme.

En particular, yo tenía que tomar una decisión entre comenzar una parte de mi trabajo o esperar un mejor momento. Hay veces que las decisiones se complican por que uno no tiene los elementos necesarios para saber que le conviene más de cara al futuro. Pero mi amigo me indicó que Wattles sugiere un método para la toma de decisiones, que consiste en tomarse un tiempo, visionar más claramente lo que desea, con mucha fe y mucha gratitud, y luego recibir la inspiración necesaria para tomar la decisión. Esto tiene una serie de aspectos además que pueden verse claramente en el libro.

Sin embargo, al día siguiente al levantarme tomé el libro y lo abrí en una página al azar, algo que hago de vez en cuando. Y el libro me llevó sin darme cuenta a una página donde Wattles explica por qué es necesario actuar en el presente. Esto completó mágicamente la conversación que había tenido el día anterior con mi amigo A.

Lo que Wattles dice es que uno debe actuar siempre en el presente. Esto parece una obviedad, pero si uno analiza detalladamente las formas en las que actúa, enseguida se da cuenta que esto no es lo que siempre hace. A veces actuamos en el pasado, por que miramos hacia atrás para tomar inspiración de sucesos anteriores. Esto nos impide ver con claridad el presente, ya que nunca el presente será igual a algún momento del pasado. Y otras veces actuamos en el futuro, esto es cuando actuamos poniendo la mente en un supuesto e imaginario camino que creemos que nos llevará hacia la visión. En ese punto estamos realizando la tarea de dios o de la sustancia, no la nuestra. Obviamente que nuestro accionar debe estar planificado, si no seríamos un máquina enloquecida. Pero una cosa es planificar nuestro trabajo para que se mantenga en orden y así hacerlo de manera perfecta, y otra es interpretar como esos pasos van a conducirnos a la visión. Eso es tarea de la mente suprema, la sustancia.

Wattles nos dice que debemos actuar con la mente en el presente, tomar nuestras decisiones viendo realmente el presente, no el pasado ni el futuro deseado, sino ver el presente y actuar despreocupados de como ese presente nos llevará al futuro soñado. Así lograremos la mayor efectividad de nuestras acciones. Solamente debemos impregnar una y otra vez la sustancia con la visión de las cosas deseadas, pero esto en el plano de nuestro espíritu, no en las acciones de nuestro trabajo cotidiano. Nuestro trabajo es poner cada día un ladrillo en la pared, el diseño de la casa es obra del arquitecto supremo.