Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


Cuando escribí el título pensé que esto parecería una tarea detectivesca acerca de la naturaleza humana. Y quizás lo es. Pero no seguramente al estilo de un diagnóstico, sino como una simple comprobación de que nuestro ser está sujeto siempre a impedimentos.

Quiero decir que tenemos impedimentos: no podemos volar, no podemos movernos de un sitio a otro con la mente, no podemos adivinar cosas con la mente o mover objetos de un sitio a otro. (seguro?) Es evidente que esos impedimentos son producto del cuerpo físico que tenemos, del sentido unico del tiempo y de otras constantes físicas que hacen que el universo sea como es, y nosotros dentro de el no podemos escapar a esas leyes.

Pero existe un impedimento que nadie ve, nadie siente salvo que escuche muy atentamente, y nadie quiere reconocer, para peor circunstancia. Es el miedo.

Aqui es donde me dirán “por que este tipo insiste tanto siempre con lo mismo, ya cae pesado”. Y es muy simple el por que de mi insistencia: por que lo ví. Lo vi en accion, lo vi y lo palpé como una pared que nos detiene y nos impide el paso. Lo senti como un veneno que nos corroe el alma. Lo olfatee como un hedor insoportable que no nos deja percibir los aromas del hermoso jardin donde vivimos.

El miedo es aquel sentimiento que constantemente nos dice: “no es posible”. A veces creemos que esto es falta de fe, y no es así, por que si fuera falta de fe sería duda, y la duda se manifiesta como una pregunta, no como una afirmación. La afirmación “no es posible” es la duda respondida automáticamente por el miedo que todos llevamos dentro.

El miedo es ese sentimiento que nos impide tener FE, absoluta y ciega fe de que conseguiremos lo que deseamos y nos proponemos. Por que actúa antes que la fe, y nos ciega y paraliza. Luego de superado el miedo, comienza a crecer la fe, y luego con ella llega el propósito. Esto es así por que una vez que nuestra mente se libera del miedo, se limpia, vemos claramente que todo lo que deseamos es posible, y aquí es donde entra el propósito para darnos un objetivo claro, una meta palpable.

Luego de iniciado este proceso, la Fe y el propósito comienzan a lograr cosas, dando por resultado una fe aún más ciega y certera. Y ello conlleva a acrecentar nuestro deseo con mas fe y con mas proposito claro y transparente. Pero si no eliminamos el miedo, nada de ello ocurrirá. Puedes abandonar este sitio que nada cambiará en tu vida. Nada de lo que deseas se hará realidad. Vete ahora mismo y no pierdas mas el tiempo.

Pero si decides quedarte un rato más por aquí, mas vale que empieces a despedirte de tus miedos, tus viejos compañeros de viaje a los que ya no necesitas, a los que ya no extrañarás jamás. Y ahí si serás bienvenido a la fiesta.

La vida será vista por ti como un mar de oportunidades donde tú solamente eliges que quieres y el mar te trae lo que quieres, ocupándose de los detalles. Verás tu vida como un sueño cumplido, por que nada de lo que te animes a soñar te parecerá imposible. Nada será lejano o dificil de alcanzar. Todo se ajustará a tus deseos más íntimos. Y a veces te parecerá extraño ver que te pasan cosas hermosas y luego, solo luego, darte cuenta que las deseabas desde hace un tiempo y tan profundamente que no tenias conciencia de ello. Solamente cuando te pase algo hermoso comprobarás que lo deseabas.