Etiquetas

, , , , , , , , , ,


A veces nos pasa que nos damos cuenta de repente, así de un golpe, que hemos pasado mucho tiempo viendo apariencias, no realidades. No se si a ustedes les pasa, pero de repente veo que mi entorno, o lo que yo percibo de él, es la pura apariencia. Como si pudiésemos ver por un momento a los actores sin maquillaje, a los bailarines sin traje o al rey desnudo como decía un viejo dicho popular.

Cuando eso me ocurre, cuando esa sensación de crudeza y de verdad ataca mi mente, creo descubrir que para todos los efectos el mundo es un juego de engaños permanente, que todos llevamos dentro de una u otra forma para poder subsistir dentro de ese justamente engañoso mundo. Y del cual todos somos cómplices en algún modo.

Pero desde que conozco a Wattles y su ciencia, tan fresca, cruda y dura si se quiere, he notado que ya no necesito jugar ese juego de engaños mutuos. Wattles nos dice que su ciencia gobierna el universo, pero no nos explica por que ni le importa, haciendo de esa manera un gesto cómplice al universo, y desenmascarando a los engañosos conceptos vertidos por la ciencia y las religiones. Es como si nada de lo que hubieras escuchado hasta hoy te pudiera preocupar o intrigar. Es la respuesta de las respuestas. Es la respuesta de todas las respuestas. Es asi.

Por eso es que la re-descubierta Ciencia de Wallace Wattles tiene tantos seguidores en todo el mundo. Por que prescinde de los engaños y apariencias que tienen las seudo-ciencias de autoayuda y las religiones, por que su mundo es simple, su universo es sencillo, y contiene tanto poder en si misma. Wattles es realidad pura, no apariencias.