Etiquetas


No hay nada malo con querer volverse rico. El deseo de riquezas es realmente el deseo de una vida más próspera, plena y más abundante – y ese deseo es digno de alabar. La persona que no desee vivir más abundantemente es anormal y también lo es la persona que no desee tener el suficiente dinero para comprar todo lo que quiere.

Wallace Wattles – 1910

Anuncios