Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


En las páginas del libro La Ciencia de Hacerse Rico, y en general en el espíritu que rodea a su creador, aparece una y otra vez el uso de la voluntad como el desafío más importante que tiene por delante el hombre que desee ser rico. La voluntad es el motor del ser humano, cuando el cerebro ordena al hombre que pensar o que hacer. Por lo tanto su uso adecuado y permanente no puede ser más importante a la hora de dirigir nuestra vida hacia el éxito.

No es mi intención repetir las enseñanzas de Wattles, tan bien estructuradas y tan concisas. Simplemente quisiera poner como ejemplo el uso que yo en lo personal le doy a la voluntad. Y que tiene varios aspectos.

Por un lado es necesario usar la voluntad en forma permanente, o casi, para poder visualizar nuestros sueños, el lugar al que queremos llegar o las cosas que deseamos poseer. Wattles insiste una y otra vez en que es una tarea de tiempo completo. No basta con imaginarnos el futuro una vez y ya. La impresión en la sustancia debe ser constante cada día para poder darle impulso a nuestro pensamiento.

Por otra parte es necesario utilizar la voluntad para ajustar debidamente la imagen de lo que deseamos. Wallace Wattles nos indica que nuestras imágenes mentales deben ser precisas, claras y con el mayor grado de detalle posible y haciendo uso de la voluntad de apropiarse de ellas, de que le sean propias.

Estas cosas requieren una constancia de hierro, pero vale la pena. Desde que practico esta ciencia he ido dominando mi voluntad para imaginar, para crear con el pensamiento en casi cada momento y a cualquier hora. Y las cosas se van manifestando en forma asombrosa.