Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,


Wattles indica claramente que debemos basar nuestra vida toda en la mente creativa en lugar de la mente competitiva. Esto es, las riquezas que obtendremos llegarán más fácilmente si nos disponemos a crear con nuestra mente cosas nuevas y buenas, que si batallamos por obtener las riquezas ya creadas por otros, aunque lo hagamos incansablemente. El universo se ha especializado en crear, por que la creación es infinita, y lo hace permanentemente.

Esta idea es absolutamente bella en sí misma. Pensar en la humanidad como una jauría peleándose por acaparar un poco de los bienes y bendiciones existentes, suena un tanto desmoralizador. Tenemos que ser más fuertes, más astutos, más crueles incluso que nuestros congéneres para llevarnos la mejor parte, para tener un poco de lo infinito.

En cambio la idea de Wattles nos demuestra por qué muchas veces los que tienen éxito no son los más crueles, ni los más astutos siquiera, sino los que han conseguido inventar, crear, manifestar cosas positivas o útiles o simplemente bellas. Hacer de la vida un ámbito de creación, de generosidad, de belleza, seguramente paga el esfuerzo. Matarnos unos a otros por unas migajas de las cuales el universo crea permanentemente cantidades infinitas, nos vuelve miserables, avaros y tristes.