Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


He leído y releído muchas veces el libro de La Ciencia de Hacerse Rico de Wattles. Y donde siempre me detengo es en el Capítulo 7 titulado La Gratitud. Es imposible exagerar el valor que Wattles le da a la gratitud, pero la lectura de ese capítulo no es precisamente llevadera. Encierra muchos conceptos e ideas en muy poco espacio, y está tan condensado que casi podría decirse que en ese solo capítulo está todo el libro.

La primera idea es que la gratitud es el mecanismo necesario para armonizar nuestra mente y ponerla en íntimo contacto con la sustancia, el origen de todas las cosas que vienen hacia nosotros, y de las que vendrán. Es como una llave, como un mecanismo para sintonizarnos con la mente creadora. Si sabemos que todo procede de ahí, de un solo sitio, y que todo lo que deseamos vendrá de ahí, como no sentiremos una graittud profunda. Lo que Wattles nos dice es que esa gratitud es la llave, la vía por la cual llegará todo lo que deseamos.

Además de esto, obviamente que la gratitud bien entendida nos apartará de la mente competitiva, es decir la mente que hace que pensemos en términos de competencia, de obtener lo que deseamos no creándolo sino quitándolo. Como él dice, solo la gratitud nos hará ver el todo y olvidarnos de las limitaciones del entorno actual.

La segunda idea es que si somos agradecidos, nuestra mente estará fija en lo mejor, apartándonos de lo bajo, de lo ruin o lo malo. La mente agradecida siempre está enfocada en lo bueno, en lo superior, y eso nos convierte a nosotros mismos en lo bueno, en lo superior. Y así nos trae las cosas buenas y elevadas. Dice Wattles Si usted toma la forma de lo mejor, recibirá lo mejor. Así de simple, y así debe ser.

Y finalmente remata el capítulo con la idea de que la gratitud ahonda nuestra fe. Esto es algo maravilloso, y estuve pensándolo mucho tiempo hasta poder entenderlo. La mente agradecida está siempre esperando cosas buenas, y esa esperanza con el tiempo se transforma en fé, si mantenemos nuestro espíritu enfocado en lo superior. Esa fe de que la sustancia traerá hacia nosotros solamente cosas buenas y elevadas. Esa fe que nos acerca a lo absoluto se irá agrandando a medida que mantengamos nuestra esperanza, hasta ocupar toda nuestra mente y nuestra alma. Ese es el camino.

Es muy dificil cultivar la gratitud. Nuestra cultura necesitó personificar a dios en un buen y amante padre para que las personas puedan sentir esa gratitud. Si no está personificado, las mentes simples no pueden sentir verdadero agradecimiento, por que el agradecimiento parece ser un valor entre humanos. Siento gratitud por juan, o por Pedro, pero la realidad es que el universo entero trabaja por nosotros, y hacia él debemos enfocar nuestra gratitud.

Confieso que es un sentimiento que aún necesito engrandecer y fortalecer. Creo que es la tarea más dificultosa para cualquiera que quiera seguir abiertamente y profundamente las enseñanzas de Wallace Wattles.