Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


How to be a winnerLa sociedad moderna está basada en muchos paradigmas, algunos de los cuales son transmitidos constantemente por los medios de comunicación. Cuando se dice que los medios solamente se ocupan de las malas noticias, se evita mencionar que los medios se apartan algunas pocas veces de las malas noticias para hablar de los ganadores. De aquellos que son considerados socialmente ganadores.Que entendemos socialmente por ser un ganador? Básicamente aquel que se ha destacado en algo, pero tiene que ser algo en lo que se muestre alguna forma de poder. Ya sea dinero, poder político o poder financiero, o poder sobre la opinión pública. Nunca entrarán entre los ganadores aquellos que se destacan por su tarea social o solidaria. Aquellos que curan enfermos gratuitamente o que dan de comer a los pobres. Ellos no son ganadores. Son simplemente gente que se sacrifica por los demás.

Esto significa que ser un ganador es tener poder. Tener poder significa tener la capacidad de hacer que los demás obedezcan lo que decidimos, cuando lo decidimos y como. Desde esta óptica, ser un ganador en el sentido social de la palabra es tener la posibilidad de influenciar las conductas y los comportamientos de los demás integrantes de la sociedad. Hacer que lo que disponemos sea seguido por un buen número de personas comunes o no tan comunes dentro de la sociedad.

Pero que pasaría si uno tuviera la posibilidad de influenciar y ordenar no solo el comportamiento de los demás hombres y mujeres, sino el del universo entero. Si las posibilidades de modificar la realidad abarcaran no solo a los que siguen nuestras decisiones sino a la realidad misma, a las cosas, a la totalidad de la realidad. Qué pasaría si se demostrara que hay una ley que permite que modifiquemos el universo en nuestra medida, y haciendo las cosas de determinada manera? Si nuestro poder no estuviera basado en la persuasión, sino en la modificación de la realidad misma de la materia, aquello que parece imperturbable?

Bueno, en mi experiencia, eso es inclusive más fácil que hacer dinero. O quizás sea más fácil para mí, que soy una persona a la cual no le interesa más el dinero que vivir tranquilo, vivir bien, hacer lo que me gusta, hacer lo que me da placer. Dentro de mis prioridades, confieso que el dinero no está por encima de dominar mi futuro, controlar mi trabajo como yo quiera, o modificar aquellas cosas que me molestan de mi entorno. No es que no me interese el dinero, sino que no está por encima de otras cosas que me hacen la vida más feliz.

Y ese poder de controlar la realidad está de lleno inserto en la Ciencia de Hacerse Rico de Wallace Wattles. Los principios de base de la Ciencia de Wattles son aplicables a cualquier fenómeno de la realidad, ya sea ganar dinero, hacerse una fortuna, o controlar nuestro trabajo, elegir el trabajo que nos gusta, la mujer que nos gusta, o simplemente tener el presente que nos gusta. Y eso lo he probado hasta el cansancio. Y sin esfuerzo.