Etiquetas

, , , ,


Hola a todos, nuevamente quiero presentar otro ejemplo de Wattles funcionando, con su ciencia y algo de su técnica. Ya he contado dos experiencias únicas, una que me ocurrió viviendo en Mexico y la otra con relación a Brasil y a mi futuro.La que ahora relataré ocurrió hace relativamente poco tiempo y muestra cómo la Ciencia de Wattles sirve no solo para hacerse rico sino para vivir mejor. A veces perdemos de vista el hecho muy simple que es que si existe un mecanismo natural y físico para que uno pueda adquirir la riqueza que sueña, también puede usarse dicho método para conseguir lo que uno desea en la vida, que no necesariamente debe ser riqueza.

Corría el año 2008 y yo estaba ejecutando un proyecto que me habían encomendado unos amigos a quienes aprecio muchísimo y respeto de igual modo. A pesar de que tenía muchas otras posibilidades de ganarme la vida y adquirir riqueza, no podía dejar de terminar ese proyecto por que era un compromiso adquirido con personas a las cuales no podía dejar plantadas.

Las cosas en ese trabajo no iban bien, me sentía abrumado por no poder resolver todos los problemas que se me planteaban al mismo tiempo. Día a día mi angustia crecía. No podía dormir adecuadamente. Vivía nervioso, tenso, preocupado. Abrumado. Había empezado a padecer palpitaciones y mi salud decaía rápidamente.

Un día comencé a percibir que estaba dejando de lado la posibilidad de que Wattles y su magnífica ciencia me ayudaran. Me propuse enfocar mi atención en el hecho de que la ciencia debía venir en mi auxilio. Comencé a pensar con el corazón y a desear que mis males terminaran de una buena vez y de buena manera. No impuse las reglas ni cómo habría de hacerse ni cómo debía ocurrir. Lo deseé, lo soñé y lo visualicé todo al mismo tiempo.

A los pocos días, semanas, las cosas comenzaron a solucionarse. Primero obtuve sin esfuerzo una ampliación en los plazos de que disponía, pero era una ampliación corta. Casi inmediatamente me fue otorgada otra ampliación, esta vez mucho más cómoda. Eso descomprimió mi angustia y me permitió empezar a ver más claro el panorama.

Luego, las personas para las que trabajaba me propusieron una estrategia de salida a varios problemas que yo tenía que fue verdaderamente asombrosa. Me relevaron de casi todas las preocupaciones decidiendo que me apoyarían con una estrategia comandada por ellos que virtualmente me sacaba todo el peso del trabajo de encima. Era lo que yo esperaba sin saber que verdaderamente lo esperaba.

Así en tres meses mi situación cambió drásticamente y pude cumplir mi compromiso con alegría, con bienestar y además con una profunda gratitud de parte de las personas para las que trabajaba.

Otro milagro de Wattles.