Etiquetas

, , , , , , , , , , ,


Un aspecto fundamental que hay que tener en cuenta para aplicar la meditación y el método de Wattles al mismo tiempo, es la preparación. Es necesario prepararse primero. Es decir, uno debe practicar la meditación en reiteradas oportunidades, aprender a dominar la técnica y a conocerse, de tal manera de que pueda con relativa facilidad, entrar a meditar. Algunos le llaman el paso a Alpha, dado que se supone que en estado de conciencia meditando, el cerebro emite mayormente ondas Alpha y no Betha como cuando está despierto ni Delta cuando duerme.

Dominar la técnica de la meditación nos permitirá poder entrar en ese estado con cierta facilidad, y obviamente permanecer conciente durante todo el lapso que dure la sesión. Poner la mente en blanco o concentrada firmemente en un objeto imaginario, y hacerlo con cierta facilidad. A veces, una vez que dominamos la técnica, nos parece que no hemos entrado en la meditación dado que lo hacemos muy facilmente y sin solución de continuidad desde el estado despierto.

Pero prepararse también se refiere a tener en claro las dos o tres visiones que deseamos utilizar con el método de la Ciencia de Wattles. Yo recomiendo no más de tres, para no perdernos. Entrar a nivel de meditación, y de inmediato traer desde el futuro las tres visiones que deseamos profundamente. Sentirlas. Percibirlas como ya realizadas, como logradas. Palparlas como si ya se hubieran hecho real o concretadas. Sentir la paz que se deriva del logro de lo deseado. Sentir la felicidad que emana de haber logrado nuestros propósitos.

Una por vez, las visiones debemos sentirlas como incorporadas a nuestra realidad. Sentir el agradecimiento a la malla del Universo que las está haciendo posibles. Viajar en el tiempo al futuro y regresar al ahora con ellas de la mano, materializadas. Agradecer al infinito que nuestros deseos se hagan realidad. Concentrarnos en el poder maravilloso de Universo, llamémosle Dios o como querramos llamarle.

Esta es una pequeña guia que muestra lo que yo hago regularmente, todos los días. La gran mayoría de los casos se verifica, se cumple, casi de inmediato se ven signos de movimiento en ese sentido. A mayor profundidad de la meditación, mejor son los resultados.

Luego de una sesión, que dura aproximadamente 10 o 15 minutos dependiendo del tiempo que nos demore llegar al estado meditativo, se siente exactamente la misma sensación de  cuando nos despertamos por la mañana luego de una buena noche. Cierto entumecimiento de los músculos, que buscan rápidamente su elongación, cierta somnolencia que no es más que el regreso a la vigilia, y una enorme paz y felicidad extrema.

Espero que lo prueben y nos hagan llegar sus comentarios.