Etiquetas

, , , , , , , , ,


Habitualmente nosotros en este blog nos centramos en el libro La Ciencia de Hacerse Rico, sus enseñanzas y estímulos. Es simple, rico en ideas y muy estimulante. Cada vez que uno lo lee aprende algo nuevo.

Pero ese libro, que Wattles tituló como La Ciencia de Hacerse Rico, tranquilamente podría haberse titulado algo así como la ciencia de vivir bien. En general, las enseñanzas del libro no están reducidas solamente a la atracción de riquezas, sino a la generación de cualquier condición que nosotros deseemos profundamente, con la única condición de que sea moralmente válida, es decir que no vaya en contra de otros, o los perjudique o pretenda modificar su conducta. Estas cosas automáticamente bloquean el funcionamiento de la sustancia universal.

A qué nos referimos con “vivir bien”? Como hemos comentado en otros lugares, en particular cuando hablamos de experiencias propias, muchas veces no es dinero lo que necesitamos, o riqueza. Simplemente necesitamos a lo mejor un mejor trabajo, mejores condiciones de vida, curarnos de alguna enfermedad, lograr que se nos abran oportunidades comerciales o profesionales.

Es en esos planos donde creo que funciona mejor la ciencia de Wallace Wattles. Yo mismo he relatado experiencias asombrosas en el tema de conseguir el trabajo que quería. Mi mente ha ido guiando, sin que yo fuera conciente de ello, a la realidad para que yo pudiera conseguir, sin absolutamente ningún esfuerzo, los trabajos que yo quise en cada momento. Y otras experiencias por el estilo, que he relatado en la página de testimonios de este blog.

La relevancia que ha tenido en mi caso la busqueda de mi trabajo ideal, comparada con otras cosas que he logrado, se deriva del hecho de que, por experiencias pasadas, he quedado muy marcado por la falta prolongada de trabajo rentable, lo que ha influido decididamente en que así fuera.

Sin embargo, muchas veces uno desea dinero y riqueza, más que trabajo. Eso es perfectamente lícito, y la ciencia funciona perfectamente igual.

En mi caso, tiendo a darle mucha más importancia a la calidad de vida, a las cosas que quiero hacer, al lugar donde quiero estar, que al dinero propiamente dicho. Pero eso va en cada uno. De todas maneras, si quieres vivir bien, sano, libre, sin estrés, sin miedo, en fin, disfrutar la vida como Dios nos la dio, no hay nada mejor que la Ciencia de Wallace Wattles.