Etiquetas

, , , , , ,


Hoy quiero escribir unas ideas sencillas para aquellos que están pasando un mal momento, sufriendo o viendo sus sueños caerse, o frustrados por alguna mala noticia. Muchos de los que visitan asiduamente este blog, han pasado momentos difíciles, pero los están superando. Pero hay otros que acuden aquí en busca de una pista, una clave, una idea, para salir de una situación que los aflige. A ellos quiero dirigirme.

Es normal pasar por malos momentos. Es normal tener frustraciones en nuestro trabajo, en nuestra pareja o familia, en nuestro entorno. Todos hemos pasado por eso, y seguramente volveremos a pasar, si somos realistas eso ocurrirá de nuevo. Lo importante es tener la llave para que los malos momentos no te derrumben.

Yo sé que es mucho más fácil hablar de Wattles con personas exitosas, o personas que están bien pero quieren más. Así también sé que es muy difícil que, cuando el mundo se te está derrumbando, te acuerdes de las ideas de Wattles. Uno tiende a salir como puede, y lo que menos piensa es en un libro que alguna vez leyó, cuando estaba bien.

Pero estoy convencido que, así como el poder de la mente nos ayuda a conseguir lo que queremos, mucho más nos ayudará a salir del pozo en que nos encontremos en algún momento. Yo medito todos los días, al menos dos veces por día. Cuando lo hago al final del día, con todo el cansancio acumulado, termino renovado, casi diría rejuvenecido. Mi cuerpo, que estaba cansado, recupera el frescor de cuando recién me levanto, los músculos se vuelven a estirar y hasta tengo que desperezarme como cuando despierto.

Por eso, si estás mal, si tienes problemas acumulados, o problemas insolubles, o estás pasando momentos de tensión extrema, o de un gran dolor por una pérdida, por un alejamiento, o si no ves la salida, estás desesperado o desesperanzado, si te encuentras fuera del mundo, como olvidado de la mano de Dios, recurre a Wattles.

Lee nuevamente el libro, repasa sus ideas, sus enseñanzas. Vuelve la vista atrás, a la primera vez que lo leíste y las sensaciones que tuviste al tomar contacto con esas ideas por primera vez. Verás que recuperarás la confianza en tí mismo, y en tu destino de grandeza.