Etiquetas

, , , , , , , , ,


Desde hace un tiempo vengo pensando que los humanos deberíamos inventar algo así como un nuevo paradigma, que reemplace al consumismo desenfrenado que nos ataca como un virus. Hace unos dias estuve en Buenos Aires y me sorprendió la desesperación de la gente por consumir, comprar cualquier cosa, con cualquier excusa. Era tarde en la noche y las tiendas estaban abiertas y repletas de gente. Entonces pensé que toda esa gente comprando, esa energía puesta en adquirir bienes que todos sabemos que son cada vez más efímeros y de mala calidad, era un derroche de energía tremendo para nosotros, para el planeta y, por qué no, para todo el Universo.

Pensé también que quizás la necesidad de llenarse de cosas proviene de la imposibilidad de llenarse de otras cosas más poderosas, como pensamientos positivos, visiones de la naturaleza, mirar el milagro del universo, disfrutar el milagro humano, y tantas cosas que nos pueden llenar el alma sin necesidad de gastar el dinero enloquecidamente y sin rumbo.

Por qué no podemos vivir de otra manera? Consumir menos, gastar menos energía en cosas que pueden evitarse, evitar compras superfluas, vivir una vida menos agitada, más contemplativa, aprender a perder el tiempo, olvidarnos lo que nos dicen de que el tiempo es oro y que por eso tenemos que estar produciendo constantemente, y tantos otros reflejos y costumbres que tenemos arraigadas producto de vivir corriendo sin saber hacia donde. Bueno, en realidad lo sabemos, vivimos corriendo hacia un hueco en la tierra con una lápida arriba que dice: hombre trabajador, trabajó tanto que se olvidó para qué trabajaba.

Se me ocurre que podemos pensar en un concepto denominado “Vivir Bien”. Vivir bien no significa vivir con lujos, sino casi todo lo contrario. Vivir bien significaría vivir con lo necesario, pero no más que lo necesario. Vivir en armonía con nosotros mismos, sin exigirnos para hacer cosas que implican un esfuerzo si ese esfuerzo no nos retorna en alguna satisfacción real. Vivir bien significa no gastar de más, no gastar lo que uno no tiene, no gastar lo que no necesitamos gastar. Vivir bien significa tener tiempo para perderlo, para no hacer nada, simplemente para reflexionar sobre nuestro pasado, sobre nuestro futuro. Vivir bien significa hacer aquello que siempre quisimos y nunca nos dimos el tiempo para hacer. Lo que sea.

Tenemos una sola vida y es muy muy corta, demasiado. Agregarle CALIDAD, asi con mayùsculas, a nuestra vida, implica hacerla más larga, sino en tiempo al menos en intensidad. No perdamos esta única oportunidad.

Les propongo un trato: anoten ideas que nos sirvan a todos sobre como mejorar nuestra calidad de vida y caminar hacia la idea de Vivir Bien. Seguramente todos lo agradeceremos.