La valentía de creer en Dios


Nada puede lograrse sin fe. Fe en la sustancia que todo lo impregna, y que vuelve realidad los pensamientos que se graban en ella. Fe en Dios, otra forma de denominar la sustancia, que es omnipresente, todo lo cubre, todo lo sabe y que, si oramos con verdadera fe y gratitud, hará realidad todo lo que deseamos o necesitamos. No veo muchas diferencias entre una y otra cosa, así como en un post anterior reflexionamos sobre el paralelismo entre orar, visionar y meditar.

Qué es la fé? Según la carta de Pablo a los Hebreos, la fe es la certeza de lo que se espera y la evidencia de lo que no se ve. O sea, la fe vendría a ser la convicción profunda que tiene un hombre de que el mecanismo por el cual ora, medita, visiona o practica cualquier disciplina, le dará los resultados esperados. Y al mismo tiempo, es la evidencia de que ese dios o esa sustancia existen en realidad.

Pero resulta que, si uno lo analiza fríamente, uno debe ser muy valiente para creer. Al contrario de lo que podría suponerse, se requiere mucho valor para aceptar la fe. Uno podría pensar que es al revés, y que tenemos fé porque somos cobardes para bastarnos por nosotros mismos. Por qué valentía? Porque la fe en un poder más allá de nosotros mismos, si bien es algo cultural, implica que depositamos nuestra suerte futura en manos de otro, de alguien superior, cuyas formas no entendemos del todo, y nunca entenderemos.

La mente humana está preparada, desde la época de las cavernas, para pensar que uno solo, uno mismo, puede hacer todo lo que necesita para sobrevivir. Pero tener fe significa aceptar que somos apenas unos seres minúsculos y desvalidos sin la presencia del todopoderoso. Así tengamos fé en la sustancia que todo lo cubre, eso implica que, sin esa sustancia, no somos nada, no podemos hacer nada ni lograr ninguna de nuestras metas. Es por eso que para tener fe verdadera en algo superior, debemos dejar de lado en nuestra mente el sentimiento profundo de que todo lo podemos, y aceptar que somos nada más que unos pequeñísimos y debiluchos seres que nada podrán lograr nunca sin ayuda.

El proceso mental que lleva a esto es muy difícil. Y, según Wattles, debe ir acompañado del agradecimiento o gratitud, que no es otra cosa que reconocernos pequeños e impotentes. Es una especie de saneamiento de la mente, que se despoja de siglos de omnipotencia y se somete, mansamente, a la colaboración mutua, al trabajo conjunto, con un ser superior.

Pero lo debemos hacer con honestidad, para que sea profundo el cambio, y  con perseverancia para no volver a nuestra mente cavernícola que cree que está sola en el universo.  Sólo así podremos aceptar que la sustancia infinita venga a nuestra ayuda, materialice lo que necesitamos, ponga en acción a las fuerzas que nos darán nuestro futuro tal como lo imaginamos, con propósito y gratitud.

Anuncios

14 comentarios sobre “La valentía de creer en Dios

  1. Muy linda nota,a mi personalmente siempre me sirve pensar que si no hay otra cosa que lo que vemos sería como muy ridículo o sea casi cae de maduro que semejante inmensidad no se hizo así por que si, pensar en eso siempre me ayudó a pensar en Dios, ahora cuando expresamos algo que queremos el principal inconveniente con el cual chocamos es creer que ya lo tenemos sea lo que sea, aquí la Fe aveces se hace como perezosa, un abrazo

    Me gusta

    1. Hector, no me queda claro tu pensamiento. Si tenemos fe, cuando deseamos algo tenemos la sensacion de que ya lo tenemos, eso es justamente la fe. Creo que no te entiendo bien.

      Me gusta

  2. Estoy de acuerdo, la fé es esencial para impregnar la sustancia universal, aunque a veces y por nuestra condición humana puede desfallecer un poco, yo en lo personal aplico una estrategia conocida pero poco practicada y es dar gracias con alegría desde que me levanto hasta acostarme, agradecer por lo que se tiene y por lo que se espera pues una vez hallas orado, pedido, pensado o cualquiera de esas ya en el plano espiritual lo tienes y la sustancia universal hará que se materialice en el momento exacto. Lo he vivido por experiencia y seguiré haciéndolo pues da resultados.

    Me gusta

  3. Les dejo un parrafo de Emmet Fox – El equivalente mental

    Para levantar el pensamiento las dos polaridades son la claridad del pensamiento y el calor de la emoción; el conocimiento y el sentimiento. Noventa y nueve veces de cada cien: la razón por la cual lo estudiantes de metafísica no traen a la manifestación es porque les hace falta sentir us tratamientos. Hablan la verdad, “OH sí, Yo Soy Espíritu Divino, Yo soy Uno con Dios” , pero no lo sienten, La segunda polaridad falta. Cuando hablan acerca de sus dificultades están llenos de emoción (sentir), pero al hablar de la Verdad están fríos como un pez muerto; y de momento no puedo pensar en algo más frío que un pez muerto a no ser un metafísico que haya perdido su unificación con Dios. Ellos dicen: “YO SOY EL ESPIRITU DIVINO” , pero lo dicen sin sentirlo; sin embargo cuando dicen: “Qué dolor tengo”, está cargado de emoción (sentir) y por eso les da dolor y siguen con el dolor.
    Un hombre está desempleado y dice “Dios es mi fuente de provisión”. “El hombre siempre está en su perfecto lugar”. Lo dice a la perfección, pero sin sentirlo. Si alguien le pregunta si ha conseguido ya trabajo,
    contestará: “Qué va, hace dos años que no consigo trabajo, hago solicitudes, voy a ver cuanto trabajo me dicen, pero ellos estaban prejuiciados contra mí y no me dieron ninguna oportunidad”. Tan pronto cae en la frase negativa la emoción le envuelve y la demostración es que sigue sin trabajo. El pensar claro y sentirlo lleva a la demostración, porque en esa forma se edifica el equivalente mental.

    Me gusta

  4. Hola.
    Voy a comentar como he conseguido tener fe después de muchísimas dudas en este tema de la ley de la atracción, o afinidad, tal como yo prefiero llamarle.
    La naturaleza nos ofrece multitud de ejemplos de que lo semejante atrae a su semejante. Esto es orden y no caos.
    Yo pienso que la necesidad de tener fe en este caso concreto se debe a que no conocemos las leyes universales que pueden hacer realidad lo que queremos. Hay que informarse y conocerlas para saber que las posibilidades existen.
    La fe la he conseguido creyéndome que cuando imagino lo que quiero que suceda, esas células nuevas que constantemente se crean en mi cuerpo están impregnándose de la información que yo me estoy transmitiendo. Cuando he terminado de recrear con sentimientos lo que quiero, eso ya está creado, no tengo que crear nada más ni darle más vueltas a la cabeza. Tan sólo he de mantenerlo en todo mi ser Sintiendo la Sensación de que ya lo tengo.
    Esta es mi realidad virtual. Ya no tengo ninguna duda. Está en mí que es donde debe de estar y no el algún lugar de por ahí fuera que no conozco.
    El problema está en que una vez lo hemos creado hay que mantenerlo manteniendo a raya el diálogo interno. A esto hay personas que le llaman el ego y de aquí que dicen que hay que destruirlo. El ego es la personalidad y haríamos mal en destruirla porque la necesitamos para vivir, pero si que hay que ponerla bajo control y desembarazarnos de lo que no nos conviene. Es decir, de las falsedades con las que la sociedad hemos sido educada.
    Y otra creencia que me hace tener fe incondicional, es saber que estamos formados con la misma Esencia que está creado el universo. Esto es lo que algunas religiones entre ellas la católica lo ha ocultado, pues esto es saber que lo que algunos llaman Dios está en nosotros, que estamos creados de lo mismo, por tanto, tenemos que interactuar con esta Esencia.
    De hecho lo hacemos constantemente porque no es posible estar separado de Ella, pero lo hacemos inconscientemente y mal, y de lo que se trata es de tomar conciencia de este poder y ponernos en la corriente que vaya a nuestro favor.
    Yo reconozco que Todos tenemos posibilidades de conseguir lo que queramos pues todos tenemos a nuestra disposición las cualidades que nos brindan las emociones para vibrar en una frecuencia o en otra.
    Todos podemos sentirnos ricos, pobres, simpáticos, etc. Todo esto está a nuestra disposición y para hacerlo realidad hay que vibrar en la emoción elegida sintiéndo esa sensación tan buena que produce Ser lo que se quiere realizar.
    Puede que el que se fracase en la ley de la atracción sea porque no seguimos el consejo que nos dieron los griegos al decir “Conócete a ti mismo”. También dijeron algunos “Conócete a ti mismo y conocerás a los dioses”.
    La verdad es que el problema somos nosotros, somos nuestro peor enemigo y reconocerlo abre más las puertas al conocimiento interior.
    No es necesario que estéis de acuerdo conmigo, pero estas son algunas de las cosas que me han llevado a tener esa fe tan necesaria.

    Me gusta

  5. Pues que sorpresa. Claro que no me opongo. Lo escribo pensando que puedo ayudar en algo y si crees que poniéndolo como un post lo va a leer más gente, pues de acuerdo.

    Lo cierto es que estás escribiendoa rtículos que me resultan una tentación hacer comentarios, como hace un momento he hecho y que creo que voy a hacer otro sobre el miedo, pero esta vezserá cortito, o eso quiero. Es que cuando me pongo a escribir me olvido del tiempo y del espacio y me enrrollo. Lo siento.

    Gracias.

    Me gusta

    1. Julia, que mejor que caer en la tentación de comentar? Es una tentación al fin, y siempre es bueno dejarse llevar por la tentación. Comenta, por favor, todo lo que se te ocurre. Si es largo mejor, yo me entretengo y aprendo mucho leyendo los comentarios. Los leo absolutamente todos y de todos generalmente saco algo positivo. A veces no coinciden con lo que pienso y a veces son contradictorios entre si y me sirven para darme cuenta de la infinita variedad de los lectores del blog, culturas diferentes, educaciones distintas, y distintas visiones obviamente. Me agrada que puedas sentir esa sensación de dejarse llevar y olvidarse del tiempo.

      Me gusta

Que opinas? Deja tu comentario aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s