Etiquetas

, , , , , ,


Julia a publicado recientemente un comentario que quiero reproducirlo porque es muy valioso, a mi parecer, y tiene un entusiasmo muy particular en su forma de expresarse. Espero que les guste:

Hola.
Voy a comentar como he conseguido tener fe después de muchísimas dudas en este tema de la ley de la atracción, o afinidad, tal como yo prefiero llamarle.

La naturaleza nos ofrece multitud de ejemplos de que lo semejante atrae a su semejante. Esto es orden y no caos. Yo pienso que la necesidad de tener fe en este caso concreto se debe a que no conocemos las leyes universales que pueden hacer realidad lo que queremos. Hay que informarse y conocerlas para saber que las posibilidades existen.

La fe la he conseguido creyéndome que cuando imagino lo que quiero que suceda, esas células nuevas que constantemente se crean en mi cuerpo están impregnándose de la información que yo me estoy transmitiendo. Cuando he terminado de recrear con sentimientos lo que quiero, eso ya está creado, no tengo que crear nada más ni darle más vueltas a la cabeza. Tan sólo he de mantenerlo en todo mi ser Sintiendo la Sensación de que ya lo tengo.

Esta es mi realidad virtual. Ya no tengo ninguna duda. Está en mí que es donde debe de estar y no el algún lugar de por ahí fuera que no conozco.

El problema está en que una vez lo hemos creado hay que mantenerlo manteniendo a raya el diálogo interno. A esto hay personas que le llaman el ego y de aquí que dicen que hay que destruirlo. El ego es la personalidad y haríamos mal en destruirla porque la necesitamos para vivir, pero si que hay que ponerla bajo control y desembarazarnos de lo que no nos conviene. Es decir, de las falsedades con las que la sociedad hemos sido educada.

Y otra creencia que me hace tener fe incondicional, es saber que estamos formados con la misma Esencia que está creado el universo. Esto es lo que algunas religiones entre ellas la católica lo ha ocultado, pues esto es saber que lo que algunos llaman Dios está en nosotros, que estamos creados de lo mismo, por tanto, tenemos que interactuar con esta Esencia.

De hecho lo hacemos constantemente porque no es posible estar separado de Ella, pero lo hacemos inconscientemente y mal, y de lo que se trata es de tomar conciencia de este poder y ponernos en la corriente que vaya a nuestro favor. Yo reconozco que Todos tenemos posibilidades de conseguir lo que queramos pues todos tenemos a nuestra disposición las cualidades que nos brindan las emociones para vibrar en una frecuencia o en otra. Todos podemos sentirnos ricos, pobres, simpáticos, etc. Todo esto está a nuestra disposición y para hacerlo realidad hay que vibrar en la emoción elegida sintiéndo esa sensación tan buena que produce Ser lo que se quiere realizar.

Puede que el que se fracase en la ley de la atracción sea porque no seguimos el consejo que nos dieron los griegos al decir “Conócete a ti mismo”. También dijeron algunos “Conócete a ti mismo y conocerás a los dioses”.

La verdad es que el problema somos nosotros, somos nuestro peor enemigo y reconocerlo abre más las puertas al conocimiento interior.

No es necesario que estéis de acuerdo conmigo, pero estas son algunas de las cosas que me han llevado a tener esa fe tan necesaria.