Etiquetas

, , , , , , ,


Puede parecer extraño el post anterior denominado El angel que te quitará tu vida. En ese post había una especie de menosprecio por las riquezas humanas que podría verse como contradictorio en un blog dedicado a Wallace Wattles y La Ciencia de Hacerse Rico. Y creo que debo explicar por qué.

Para mí, y esto es absolutamente personal y ya lo he comentado varias veces, la Ciencia de Hacerse Rico no se limita a la obtención de riquezas materiales del tipo de las que se pueden medir en dólares. Los métodos que plantea el Sr. Wattles pueden ser perfectamente aplicables a lo que uno desee, mientras lo desee profundamente. Yo, en mi particular experiencia, lo utilicé para obtener el trabajo que deseaba, por ejemplo, en varias oportunidades. Primero deseé trabajar en un país lejano que no conocía pero que me intrigaba apasionadamente, que era México, y el trabajo en México apareció. Y muy bien pago por cierto. Luego quise trabajar en una empresa en la que ya había trabajado antes y me habían tratado muy bien. Y me llamaron de esa empresa con una oferta imposible de dejar pasar. Finalmente quise obtener mi propia empresa, y las cosas se dieron y se acomodaron de tal modo que fue muy sencillo fundar mi primera empresa.

En resumen, la ciencia de Wattles funciona y muy bien, pero no solo a cuestiones que son medibles en dinero, como los ejemplos que pone Wattles en su libro, en casi todos los  casos.

Lo que yo cuestionaba en mi post anterior era la necesidad del hombre de aferrarse a esas cosas materiales, propio de la inseguridad. Justamente el hecho de que Wattles funciona nos indica que debemos convencernos de abandonar definitivamente esa inseguridad, dado que lo que querramos lo conseguiremos. Por otra parte, el hecho de que la Ciencia funcione indica que la realidad que está detrás de esa ciencia existe. La sustancia existe y está a nuestra disposición. Si existe semejante milagro de la naturaleza, o dios como lo llamemos, cómo podemos aferrarnos a cosas sin ningún valor y que lo único que hacen es distraernos de aquella realidad tan poderosa y milagrosa.

Creí necesario hacer estas aclaraciones, y haré otras más, antes que los comentarios de los lectores muestren su discordancia con lo escrito.

Anuncios