Etiquetas

, , , , , ,


wattle

wattle (Photo credit: g_kat26)

Cuando uno comienza a utilizar la ciencia de Wattles, espera tener un cierto éxito. Normalmente ese éxito se retrasa, hasta que finalmente llega. Cuando llega, uno lo siente, lo percibe, está feliz y sigue adelante con un nuevo objetivo, con nuevas metas. Cuando nuevamente los éxitos se retrasan, uno se pregunta qué ha fallado, qué ha hecho mal que había hecho bien la primera vez. Como repetir la experiencia exitosa. Que cambios ha producido que hubieran conducido a la falla posterior.
Habiendo pasado por esa experiencia más de una vez, encuentro interesante comentar algunos tips para asegurarse el éxito. Están relacionados con mis experiencias, con lo cual puede que para otra persona sean diferentes, o puede ocurrir que otras personas pongan más el acento en uno que en otro, o simplemente hayan tenido experiencias distintas a las mías.
Sin ánimo de hacer un manual infalible para llevarnos al éxito, quiero comentar algunos elementos que me parecen importantes para no fallar en el proceso.
1.- No espere resultados en inmediatos. No se desespere ni pierda la fe en sí mismo y en el proceso.
Los resultados pueden tardar, no hay una receta mágica para ello. Usted no puede manejar los tiempos y generalmente, eso al menos se puede concluir de experiencias de muchas personas, los tiempos son más largos de lo que uno podría pensar. Incluso puede llegar a pasar que habiendo transcurrido mucho tiempo, y luego que la persona se ha desanimado y ha dejado de practicar la visión, aparecen signos inexplicables de que algunas cosas están ocurriendo de acuerdo a lo programado.
Es mejor no esperar resultados en un tiempo dado. Y si transcurre el tiempo en demasía, pensar que algo no estamos haciendo suficientemente bien tampoco ayudará.
2.- Tenga clara la visión pero no busque señales a cada momento a su alrededor. Los caminos son misteriosos.
Una de las prácticas más comunes cuando comenzamos a practicar las enseñanzas de Mr. Wattles es que queremos ver señales inmediatas de que algo está cambiando. Para eso repasamos una y otra vez lo que nos pasa, miramos alrededor como aquel que quiere ver indicadores que le digan si va a llover o no. Nos desespera que nada cambie, y pero aún si notamos que algo cambia para mal, en el sentido inverso a nuestro pensamiento.
Manténgase en la visión que usted desea, pero no busque desesperadamente señales que le indiquen si algo está ocurriendo o no. Simplemente quédese donde quiere llegar. De lo contrario, solamente aumentará su nerviosismo y esto complicará aún más las cosas.
3.- Considere que llegará algo similar, no exactamente lo que pensó.
Los caminos de la naturaleza son misteriosos. Nada es tal como lo parece para nuestro limitadísimo entendimiento. Creemos que las cosas sucederán de determinada forma porque nuestra “lógica” así lo indica. Pero nuestra lógica no tiene nada que ver con la realidad ni con como son las cosas en el fondo de esa realidad. Nuestra mal llamada lógica no es otra cosa que un invento de nuestra mente para tranquilizarnos, una estructura que construimos a partir de ciertas premisas lógicas (Descartes tuvo mucho que ver en esto) y que está autorealizada inconscientemente para darnos un supuesto camino explicable, razonable. Pero la realidad, el mundo real, el universo, se ríe de nuestra lógica.
Existe una frase en la Biblia que dice “los caminos del señor son misteriosos”. Puede ocurrir que, en busca de nuestra visión final, la realidad nos lleve y nos traiga hacia un lago o hacia otro, en zigzag, en un camino aparentemente incomprensible para nuestra mente “lógica”. La realidad probablemente esté buscando el camino más razonable, entre infinitos millones de caminos que deben ocurrir al mismo tiempo, para llevarnos adonde queremos ir.
No busque explicaciones razonables para esto que le ocurre. Simplemente déjese llevar y cada tanto haga un alto en el camino y pregúntese si está más cerca o más lejos del objetivo.
4-. Agradezca de antemano cualquier cosa que llegue. Muchas veces llega algo intermedio.
NO espere a llegar al final del camino para agradecer. Usted sabe que aún antes de intentar cualquier camino debe agradecer. Al menos, agradezca por poder comenzar el camino. Así como cada día tenemos que agradecer poder abrir los ojos y despertar, hasta el último día del camino, que nunca llegará, usted debe dar gracias por las cosas que le están ocurriendo. La gratitud es el aceite que lubrica el contacto con lo supremo. Las fuerzas que nos parecen misteriosas se inclinan ante un alma agradecida por lo que ocurre.
Obviamente usted no va a estar tentado de agradecer si le ocurre algo malo, al contrario, va a renegar de todo el Universo. Es natural y tampoco debemos rebelarnos contra eso, es un sentimiento natural sentir rabia o bronca cuando la realidad nos trata mal. Pero en condiciones normales, debemos agradecer como milagrosas aquellas cosas que nos pasan todos los días, porque son milagrosas.
En el camino de obtener lo que deseamos, muchas veces llegarán cosas que nos parecerán insuficientes, o lejanas de nuestro sueño definitivo. No existe tal cosa como el final del camino, por tanto nosotros debemos agradecer todas y cada una de las cosas que nos acercan a nuestro objetivo.
5.- Sea feliz, está cambiando su vida. Sienta la alegría de cambiar.
Finalmente, pase lo que pase, usted está cambiando. Y el cambio es la vida misma. Si uno pudiera buscar, quebrando las reglas del lenguaje, un sinónimo real de la palabra vida, esa es la palabra cambio.
Usted está empezando un nuevo camino. Ha llegado a Wattles como podría haber llegado a cualquier otro lado, al budismo o al yoga, pero ha llegado a este punto por algo. Alguien, en algún lado, quiere que usted cambie, que usted sea mejor, que viva más sereno, que se preocupe menos por cosas que no vale la pena y se preocupe más de sí mismo, de sus sentimientos íntimos y como moldearlos para que sintonicen con el Universo que lo rodea.
Cambiar por cambiar no sirve. Sólo si ese cambio es consciente y nos conduce en el sentido de estar más integrados a la realidad verdadera, a lo que en el fondo nos ocurre, el cambio tiene sentido.
No crea en todo lo que decimos aquí o en algún otro lado. No crea fanáticamente en nada, ni siquiera en Wattles. Experimente, pruebe y recoja los resultados. Verá que su vida está cambiando para mejor, y que logra lo que se propone. Wattles no es solamente una ciencia para conseguir riquezas o lo que usted se proponga. Wattles es un camino para ser una mejor persona.

Anuncios