Etiquetas

, , , ,


Viendo los comentarios últimos que vienen apareciendo, la mayoría se centra en dos temas bien claros: la independencia y la auto programación. Es simple, es lo que la mayoría desea.

Cuando las personas sienten que están frustradas, mayoritariamente esto obedece a la falta de independencia. Tengo un comercio y me va mal. Tengo un trabajo que me ahoga y no me deja ser yo mismo. Deseo la independencia como deseo el agua, pero que esa independencia funcione, me permita vivir de lo que me gusta, y no que me tenga que angustiar porque mis ingresos son inferiores a mis gastos. Esa independencia autosuficiente es inalcanzable para la mayoría de las personas.

Con la autoprogramación pasa algo muy similar. Todos los que hemos leído a Wattles sabemos que su libro genial gira alrededor de programarse a sí mismo como una persona de éxito. La consecuencia traerá la causa. Pero esa programación de sí mismo es inalcanzable para la mayoría de las personas corrientes. Es muy difícil evitar traicionarse a sí mismo con pensamientos de fracaso, que es lo mas seguro que ocurrirá. Así, nuevamente la consecuencia traerá la causa pero del lado negativo. Hagamos lo que hagamos, pensemos como pensemos, si en el fondo sospechamos (solo eso) que nos puede ir mal, seguramente nos irá mal.

La solución está, para mí en mi vida vida práctica de todos los días, en:

1.- Saber lo que se desea. Saberlo internamente pero al nivel de estar absolutamente convencido de que eso es lo que deseo. Aquí no se puede dudar ni ser borroso.

2.- Hacer lo que tengo que hacer hoy de la mejor manera posible, rayano en la excelencia, aunque lo que hago hoy NO TENGA NADA QUE VER con lo que deseo.

3.- Tener la fe absoluta que los caminos se abrirán, de la manera menos pensada quizás, pero se abrirán. Esto requiere estar atento a los menores detalles y tratar de aprovechar todas las señales, aunque no vayan precisamente en la dirección última que deseo. En el medio del camino se abrirán más oportunidades..

4.- Gozar, porque ya he llegado.

Repetir el ciclo una y otra vez, sin premura, sin ansiedad, con la mente fría del que sabe que sabe.

Prueben, y me comentan.