Etiquetas

, , , ,


En estos días se revive un misterio que es el más grande de la humanidad, sin duda. La Pasión, muerte y resurrección de Jesús no se compara a ningún otro hecho que la humanidad haya presenciado en los miles de años de historia. No estoy descubriendo nada nuevo. El impacto ha sido tan grande que ha modificado de raíz toda la vida de occidente de ahí en más. Y sigue siendo uno de los grandes misterios religiosos que provoca y provocará por siempre al ser humano, y su concepto de la vida, de dios y del universo.

Wallace Wattles en sus escritos no profundiza sobre el tema de dios. Apenas nos da algunas señales de que él cree en dios y menciona a Jesús unas pocas veces, pero no se mete de lleno en el tema. Como lo dice en sus libros, cada uno de ellos está dirigido a un sentido práctico de la existencia, a uno de los planos del hacer, y son recetas rígidas y prácticas, no filosofales ni metafísicas.

De esto entendemos que WW creía en dios, y que la presencia de la sustancia es simplemente un fenómeno de la naturaleza, de esa naturaleza a la que pertenecemos como seres vivos. Y sea que asimilemos esa sustancia al dios omnipresente e infinitamente sabio, que son las cualidades que WW le adjudica a la sustancia, o que la pensemos como una creación de dios, el efecto es el mismo. Es el principio de la vida, como dicen sus libros, y el principio de la vida lo es todo. Es por eso que necesitamos vivir plenamente, para aumentar las posibilidades de la creación de vida alrededor nuestro. Más allá de ello cualquiera es capaz de pensar por su mismo, creer y discrepar con otros o con WW de la mejor forma que quiera.

Anuncios