Etiquetas

, ,


A veces se nos escapa, pero otras veces lo vemos muy claro. Nunca sabemos cuando aparecerá, ni si se mostrará alguna vez y para que lado nos inclinará. Me estoy refiriendo a lo que hay que hacer.  Podríamos definirlo como una sensación de que tenemos que movernos en una dirección y no en otra. También suele surgir como la convicción de que por fin tenemos el camino libre para ir hacia adonde queremos y rechazar lo que no queremos.

Quién nos habla en ese momento? Acaso algún ser? O será la sustancia que nos dice lo que nos conviene? No lo se. Solamente percibo, en determinados momentos muy especiales, que debo ir hacia un determinado lugar. En esos momentos no se aprecia la dificultad, ni siquiera las condiciones, sino simplemente es ir hacia allá lo que nos guía.

Si aprendemos a oir, escucharemos. si aprendemos a ver, visualizaremos el camino. Si aprendemos el punto donde esa sensación aparece, podremos escucharla y, si nos parece bien, seguirla. Es un instante, así que debemos estar atentos, despiertos, en contacto con nosotros mismos y con lo que creamos que hay más allá. A todos nos toca en un momento.

Sea lo que sea, cuando nos hable, escuchemos respetuosamente. Podemos no hacer caso. Siempre elegimos. Pero siempre debemos escuchar.