Etiquetas

,


Sunset-Sky-Fire__reducidaHacer lo imposible parece imposible. Esta frase condiciona toda nuestra vida, cualquiera sea y nos vaya como nos vaya. Siempre pensamos si algo es posible antes de acometerlo, y como la mayoría de las veces nos sentimos disminuidos, nos convencemos de que es verdaderamente imposible conseguir aquello que deseamos.
Verificamos la imposibilidad, y la aseguramos, antes de siquiera intentarlo. Con lo cual las frustraciones se acumulan simplemente por no intentar algo que creemos que no vamos a poder hacer. Sin fracasar, sin poner la primera piedra, sin hacer absolutamente nada, ya nos llenamos de frustración, de fracaso.
Esa es la manera “inteligente” que tenemos de ver la vida.
Claro que si queremos volar sin alas, o si queremos navegar sin un barco, fracasaremos. Pero queremos navegar y pensamos que conseguir el barco es imposible.
Sería mucho mas inteligente trazarnos una meta y fraccionarla en metas mas pequeñas que cada una nos acerque al objetivo final. Así, si tomamos la precaución de que ninguna de las metas intermedias sea imposible, podemos comenzar a caminar en la dirección que queremos. Si a la mitad del trayecto nos cercioramos que nunca llegaremos a la meta final, al menos habremos logrado la mitad de las cosas que nos propusimos.
Es esta una manera de encarar las cosas. Hay muchas otras, pero esta es una y funciona.

Anuncios