Ser uno mismo, la historia más difícil

Etiquetas

,


Parece fácil pero a cada paso nos tendemos trampas. No es sencillo. Aceptar lo que uno es y representarlo cada día, sin dejarse llevar por lo que los demás quieren o necesitan de uno, no es tarea sencilla. Aquellos que amamos muchas veces nos condicionan sin darse cuenta, porque esperan algo o, si nos aman de verdad, mucho de nosotros. Por otro lado tenemos una especie de ideal de nosotros mismos que hace que nos esforcemos en portarnos de determinada manera, a veces exagerando las cualidades que creemos tener.

Muchas veces lo que somos son intentos hasta que logran plasmarse en la aceptación de los demás. La devolución positiva de nuestras actitudes a veces nos cristaliza de determinada manera. En esos casos, amoldarse a la realidad no es más que un reflejo positivo de nuestra vida social. Somos de la forma en la que nos aceptan. Todos tenemos cierta maleabilidad que responde a los impulsos de los otros, sobre todo de los amados.

En el medio de todas esas interacciones, sostener lo que somos, lo que la introspección nos dice que somos, lo más claramente posible, suele ser una buena guía para no perderse. Mantenernos en nuestro centro. Sostener el equilibrio. Aunque seamos “desequilibrados” en algún sentido, y lo aceptemos así, sostener eso es mantener el equilibrio. Nada se pierde. Nada se extravía. Todo está siempre con nosotros. El asunto difícil es saber qué somos, y mantenernos en ese ser todo el tiempo.

Vivimos en el paraíso

Etiquetas

, ,


La tierra, el planeta tierra en que vivimos, es un paraíso. Un vergel, poblado de especies variadas, ricas, con verdes, ríos, montañas, lugares paradisíacos y hermosos. Cada vez que conocemos en vivo o a la distancia lugares nuevos, cada vez más nos sorprendemos de su belleza y de su perfección. Es amigable, aunque en muchos lugares hay peligros de todo tipo, pero los seres humanos nos hemos arreglado bastante bien para dominarlos y disfrutar igual de este jardín.

Pero el resto del Universo no es así. Es un lugar inhóspito, muchas veces despoblado de cosas, mucho más de vida, un desierto inabarcable. Es venenoso para nosotros, entraña infinitos peligros, justamente porque no lo hemos dominado aun, y quizás nunca lo hagamos. Nuestra supervivencia ahí afuera, lejos de esta cápsula que nos protege, es imposible. La belleza de una noche estrellada es el retrato de un infierno destructor y sangriento.

Por eso resulta incomprensible que nosotros los humanos logremos sintonizar el todo. Ese todo que no fue hecho como nosotros. Somos intrusos en ese todo. Pero a la vez somos los que le damos sentido. Le damos sentido a ese desierto de piedras y peligrosos fenómenos. Por eso la sustancia de lo que todo está hecho es, al mismo tiempo que dadora de bienes y venturas, fría e inhumana. Sintonizando con ella, establecemos el puente que le da algún sentido a la creación, al todo, siendo nosotros el resultado y a la vez el origen de tanta belleza criminal.

Jueces imperfectos

Etiquetas

, ,


Para poder ser tú mismo debes olvidarte que existen otros. Ignorar que hay otros que te juzgan y no juzgar a nadie.

Ese juez interno que llevamos dentro, permanentemente está emitiéndonos opinión sobre todas las cosas que vemos, sobre todo las conductas de los demás. Es como un duende que nos dice hacia que lado van los otros. Si se acercan a lo que pensamos o se alejan. Si actúan como deseamos o no. Si nos convienen o nos perjudican.

Necesitamos más libertad interior, más pureza de corazón, como miran los niños a los mayores, no a los otros niños a los que también aprendemos a juzgar desde pequeños. Necesitamos una mirada limpia, que considere los hechos pero no las intenciones. Dejemos las intenciones de los demás en donde siempre están, que es en la cabeza de los demás. Así no nos equivocaremos, como ocurre muchas veces, y no envenenaremos nuestros pensamientos con lo que pensamos que son los pensamientos de ellos.

En cuanto a nosotros y nuestros actos, debemos ignorar al resto en tanto jueces. Considerarlos, por supuesto, como destinatarios de nuestros actos y de nuestra conducta, pero sin darles la importancia de jueces a los cuales agradar. Ellos se harán cargo de sus juicios hacia nosotros, si los tienen. Nuestra conducta debe ser bien guiada, pero independiente de los pensamientos o los juicios que pueda provocar en otros.

Solo así seremos verdaderamente libres.

En camino hacia más

Etiquetas

,


Sigo recibiendo cada día muestras, pequeñas y grandes, de que con la fe y con la visión clara de lo que deseas, las cosas caminan hacia uno. Estoy en un emprendimiento nuevo, comenzado por capricho o por la voluntad de hacer algo distinto, y cada día que pasa las cosas mejoras y mejoran. Mejoro yo, y al mismo tiempo mejora la relación con las personas, muchas desconocidas, que apoyan el emprendimiento.

Disculpas pido por no dar los detalles, porque deseo que no reciba ningún impulso adicional, sino el propio derivado de hacer las cosas lo mejor posible y de las ideas de Wattles. Cuando esté consolidado y sea una realidad confirmada, explicaremos un poco más en detalle de que se trata. Por ahora solo basta decir que parecía imposible, es una idea que todo el mundo me decía que no lo iba a lograr, y el camino ha sido largo pero estamos cerca de la meta. Gracias a Wattles.

Pide tu deseo

Etiquetas

, , ,


Se acerca el final del año, tiempo propicio para pedir los deseos para el próximo. Época de balances y de propósitos nuevos, con un nuevo entusiasmo y con las expectativas aumentadas. Es el momento de pedir mucho, de tener mucha fe, de sabernos capaces de los objetivos más altos. Hagamos un alto en los festejos y planeemos los sueños que se cumplirán, indefectiblemente, en este 2017 que está por empezar.

No ahorremos energía al soñar, usemos todo el poder que tenemos para planificar un año que nos traiga aquellos logros más altos, esos que casi nunca nos animamos a soñar. Es el momento. Es ahora cuando trazamos la línea para dejar atrás lo que pudo haber sido y no fue. No tuvimos suficiente fe, no volamos suficientemente alto, o lo que haya podido ser.

Ahora es cuando. Registremos de una vez y para siempre en nuestra mente y en nuestro corazón el futuro soñado. Dentro de un año recordaremos que fe hoy, o mañana, el día en que imprimimos nuestra voluntad para que aquello que casi nunca nos animamos a soñar, se haga realidad. Sabremos que fue en estos días cuando transformamos el futuro, cuando este futuro se haga presente en nuestra vida de todos los días.

Es ahora, es ya el momento de soñar y prometernos que no nos apartaremos ni un dedo de nuestra voluntad de cambiar las cosas para bien. Lo bueno será más bueno, lo aceptable será ideal y el futuro será presente. Y, desde ya, agradezcamos a la vida que nos da esta oportunidad de soñar despiertos y realizar conscientes. Agradecimiento, sobre todo, con la fe cierta de que así lo haremos. No llegará de la nada, lo haremos.

Feliz Navidad para todos.

El milagro de la vida

Etiquetas

, ,


Se acerca el fin del año. Es una época de balances y de nuevos propósitos. Es la época ideal para pensar en Wallace Wattles y en los milagros. Acaso todo sea un milagro. Que haya una especie que es capaz de pensar en sí misma, de razonar y darse cuenta del milagro de la vida, dentro de un universo lleno de piedras sin mucho sentido, es todo un milagro. Algunos lo atribuyen a Dios, otros a la evolución, otros a la sustancia que todo lo abarca. Pero es un milagro.

Posiblemente haya otras especies que puedan pensar y tener conciencia y sentirse vivos. Serían otros milagros, desparramados por el universo.

Pero el milagro mayor, lejos, es el de que seamos capaces de torcer nuestro destino, como no puede hacerlo ninguna otra especie conocida. Modificar lo que nos sucede, enderezar nuestras vidas, compartirla en un sentido gozoso con las personas que amamos.

Amar: he ahí otro milagro.

Y si amamos a la sustancia infinita que todo lo provee para nuestro destino, nos transformamos en agentes del cambio, mostramos la luz ahí donde vamos y finalmente vivimos nuestra vida en la plenitud de lo que deseamos para nosotros y para otros, ahí tenemos el milagro final.

En esta época, una palabra de aliento y esperanza para aquellos que están sufriendo, para los que están mal, para los que no ven la salida, para los que se desesperan por no poder disfrutar un poco de paz. Para los que no tienen para comer, una palabra del milagro.

Para los que están en guerra, matándose sin sentido unos a otros. Para las víctimas de la guerra, que sufren sin escapatoria ni solución posible. Para todos ellos, una palabra de esperanza, de amor, de paz imposible pero deseada, soñada, acariciada.

La fuerza de la naturaleza

Etiquetas

, ,


A veces, o mejor dicho muchas veces, las personas no hacen lo que nosotros deseamos. Muchas veces hacen lo contrario exactamente. Y la mayoría de las veces hacen cosas que, aunque no nos perjudiquen, no nos benefician precisamente. Cuantas veces deseamos que nuestro jefe o nuestro subalterno o nuestro compañero hagan lo que sería bueno para nosotros…

Esto es así porque el mundo es ajeno. Nosotros vemos el mundo al mismo tiempo que vemos nuestros deseos, nuestras necesidades y nuestras carencias, y por eso mismo confundimos ambas cosas. Pero el mundo no nos necesita, precisamente, y es por eso que funciona a su ritmo, hace cada uno sus cosas y rara vez trata de agradarnos o simpatizar con nosotros.

Es ahí cuando pensamos que no entendemos como funcionan las cosas. Pero no es cierto, lo entendemos perfectamente, es solo que no podemos creer que, siendo nosotros tan importantes para nosotros mismos, no seamos importantes para el mundo.

Así crecemos y maduramos, descubriendo que si queremos que alguien haga algo debemos convencerlo. No lo hará por las suyas, probablemente. Y ahí comienzan la mayoría de nuestros errores y nuestras frustraciones. Ahí es el momento donde empezamos a chocar y a lastimarnos contra el mundo. Y es porque no entendemos lo que la naturaleza sabe desde hace eones. Que las cosas no se fuerzan, no se convencen. Nadie puede convencer a la lluvia de que cese. Podemos desear, podemos tener deseos infinitos, podemos aplicar la ciencia de Wattles para que las cosas ocurran, pero no podemos convencer a la lluvia de que cese. La ciencia de Wattles, es justamente la ciencia de la naturaleza, el juego de atracción, el poder creador detrás de la naturaleza. Pero no es fuerza, sino atracción, no es repulsión.

Buscando a Mr. Wattles

Etiquetas

,


4477277ffb9381079f098e0aa13b2f76c0b0ea26__300x0Toda la primera parte de este blog está disponible en formato ebook también. La idea es que los lectores no necesiten recorrer el blog para encontrar los artículos que puedan ayudarlos a entender mejor la ciencia de Wattles. Ha sido un esfuerzo importante de compaginación para tener todo en un solo lugar.

Dado que este blog existe desde 2007, o sea que pronto estaremos festejando los 10 años, la cantidad de material es mucha y hemos debido hacerlo en dos partes. La que está publicada en Smashwords es la primera, que contiene más o menos cien páginas. Próximamente, y si esta iniciativa tiene eco en los lectores, publicaremos la segunda parte, más o menos de un tamaño similar.

Esperamos que sea de su agrado y, lo más importante, que sea verdaderamente útil.

La acción eficiente

Etiquetas

, ,


DEBE USAR SU PENSAMIENTO COMO SE INDICÓ en los capítulos anteriores y comenzar a hacer lo que pueda hacer donde se encuentre, y debe hacer TODO lo que pueda donde está.
Sólo puede avanzar siendo más grande que su lugar actual y nadie es más grande que su lugar actual cuando se deja el trabajo perteneciente a ese lugar sin hacer.
El mundo avanza sólo para aquellos que llenan plenamente su lugar actual. Sigue leyendo

Emprender nuevas aventuras

Etiquetas

, ,


untitledEstar vivo es sinónimo de tener proyectos nuevos, o al menos de emprender nuevos desafíos. Y solamente se puede emprender nuevos desafíos si uno está vivo, deseando, buscando, experimentando. La quietud o la inacción es la muerte, la falta de deseo, la ausencia de experiencias nuevas. Experimentar cosas nuevas, como decíamos hace poco con una amiga, es la única forma de asegurarse a uno mismo que estamos bien, estamos vivos. Esto es así porque la mente puede depararnos muchos autoengaños, como hacernos creer que no podemos hacer esto por tal cosa, o aquello por tal otra. Y solamente podemos cerciorarnos de que saltamos esa trampa, haciendo cosas. Teniendo enfrente cosas nuevas hechas por nosotros.

Desde hace tiempo escribo sobre muchas cosas, no solamente sobre Wattles. Puedes ver todo lo que he escrito en formato ebook buscando en Smashwords mis libros o haciendo click AQUI.

Ahora he publicado una colección de cuentos o historias cortas, que se puede descargar en formato ebook para descargar o en formato papel y te lo envían a tu casa.

La aventura de crear ficciones ha sido la última aventura hasta ahora. Me ha obligado a una disciplina y una práctica que no conocía, pero que me ha resultado tremendamente enriquecedora, al permitirme ingresar en el mundo de la creación de personajes y sentimientos. Me ha llevado dos años esta experiencia, lo cual ha sido un tiempo largo para mis ansiedades pero relativamente corto para el aprendizaje de una disciplina nueva. Obviamente, a todos los lectores que se interesen en descargar o pedir el libro le estaré agradecido por la posibilidad de intercambiar opiniones, de manifestarse y les aseguro que responderé a todos los comentarios, como siempre.